martes, 9 de mayo de 2006

Debe excitar verte subir a las flores,
quien pudiera verte digerir su polen,
llevarlo contigo donde nace el suave
viento que acaricia todos los lugares.

Si este es tu plan quiero parar mis motores,
así­ te veré metida en tus labores.
Hija de la cara oculta del frescor:
te confieso, te confieso mi amor.

Eres la reina de la sal y de la miel,
y todo lo haces bien excepto amarme.

Debes temblar de soledad y tus colores
brillan en mi sueño y sus alrededores.
Es tu alma mi contemporánea muda,
y sabe de la vida más que aquí­ ninguna.

Si este es tu plan quiero parar mis sensores,
ralentizaré así­ mis temores.
Hija de la cara oculta del frescor:
te confieso, te confieso mi amor.

Eres la reina de la sal y de la miel,
y todo lo haces bien excepto amarme.

(Reina de la miel, Sobrinus, del álbum "13 muecas compiladas")

Presentarse es lo primero que manda la cortesía...

1 comentario:

tipodeincógnito dijo...

y al tercer día escribió (welcome home)
Paul