viernes, 28 de julio de 2006


Y, sí, mereció la pena dejar aparte aprensiones rancias y desganas sin fundamento y coger ese autobús el viernes. Si la vida, al fin y al cabo, qué coño, no se compone más que de estas pequeñas fotos en el álbum de recuerdos, si privarse de ellas esperando Los Grandes Acontecimientos es engañoso e inútil, si luego nos sentimos estafados por haber renunciado a las escapadas creyendo que nos esperaban las aventuras, ay...
Huelga decir que sigo sin ser fan de Depeche Mode, pero qué fin de semana en el País Vasco tan agradable, caray...

No hay comentarios: