viernes, 16 de febrero de 2007

Grandes avances de la Ciencia. Hoy: "Estoy vasectomizado: háblame despacio"

Si es que me puedo imaginar la escena: redacción del periódico de turno a punto de cerrar la edición, casi todo atado y bien atado -es un decir: la hornada de redactores en prácticas ya sufrió la LOGSE, así que imagínense...- y de repente un jefe de sección al que se le hincha la vena de la frente porque queda un hueco a dos columnas en el apartado "Chumiciencia y gilitecnología". Al becario que pasaba por allí sin un papel en la mano -craso error, muchacho- le toca buscar como sea cuarto y mitad de noticia para rellenarlo y, tachán, encuentra ésto.
Una servidora, a la que en la facultad le contaron quién era este señor, este otro, y las molestias que se habían tomado ambos escribiendo sobre la naturaleza del método científico , se quedó inicialmente catatónica ante la peaso capacidad inductiva de los ejem investigadores y, ya de paso, de síntesis del redactor: breaking news, la vasectomía te deja tonto, y pasemos ahora a la sección de Deportes...
Yo no sé ustedes, pero a mí me parece que esta noticia en manos de Buenafuente, verbigracia, sería un filón. O de cualquier mindundi con ínfulas de monologuista, vamos, porque la materia prima es de primerísima calité. Veamos: el titular habla de un paciente. Uno, o sea, no dos ni trescientos. Uno. Y de ahí parecen desprenderse resultados con visos de verosimilitud. Yo es que no sé si me ejplico: es como si a alguien le operan las orejas de soplillo, en un lapso de tiempo razonable posterior desarrolla una hermosa hemorroide, el desgraciao va a a contarle sus cuitas al médico y el galeno, muy sagaz él, piensa "esto lo publico yo en Science y me llueven los laureles". Luego solo tiene que llegar la agencia EFE y titular "Un médico de Parla halla un alto índice de consumo de Hemoal Toallitas en los pacientes con las orejas como las puertas abiertas de un Seiscientos". Pues no, oigan, ésto no va así, no con esa alegre extrapolación de conclusiones ni con esos muestreos de población de risa. Lo peor es que leemos día sí y día también supuestos resultados serios de investigaciones que no llegan ni a experimentos del Profesor Bacterio, no me fastidien...
Por otra parte, es carne de chiste el que precisamente, entre todos los efectos secundarios del tema, tenga que ser la afasia y la pérdida de memoria lo que se produce. Algo así como la siguiente escena doméstica:

Parienta (hecha una hidra): ¿pero tú crees que estas son horas de llegar, y con esas pintas? ¿Se puede saber dónde has estado? ¡Yo esto no lo aguanto más, desde que te vasectomizaste no paras en casa, todo el día de juerga! (sollozo)
M.S.A. (Maromo Súbitamente Amnésico): ¿Erm? ¿Vasectoqué? Estee...¿y usted quién es y qué hace en mi casa??

Dramático, ¿ehm? En fins...
No puedo dejar de pensar en la celebérrima teoría popular de los vasos comunicantes y la línea directa entre las meninges y los conductos deferentes de los señores. Al final los científicos, que antes que nada son hombres, han dado con la excusa perfecta para que no les toquen los huevos. Literalmente.

4 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

El artículo en cuestión es difícil de leer, ole los traductores espontáneos, viva el periodista pluriempleado.
Yo que tú, no le habría dado difusión, no conviene que se extienda... imagínate un mundo perfecto de vasectomizados y calladitos.
Qué mala, pero qué mala soy...

La reina de la miel dijo...

Huy, tú por eso tranquila: cualquier secreto de Estado estaría a salvo en este recóndito "blos", aaay...

Edmundo Busoni dijo...

Percibo mucho cachondeo por este barrio. A ver qué va a pasar, que nuestra bisectriz es una cosa muy seria...

Un... po...co......de.....se.....rie....dad...

¡Horror! ¿Será cierto?

La reina de la miel dijo...

Para jachondos los investigadores de la ínclita Universidad de Northwestern, oye, que es que se lee cada cosa...