jueves, 1 de febrero de 2007

Me(me) confieso

Pues sí: une autre fois -cómo estoy yo últimamente de francófila, si es queee...- esta electrocutante chiquilla me incita a hacer una lista numerada con cosillas así como muy mías para conocimiento público y mayor cachondeo de mis conocidos. Menos mal que este blog tiene, má o meno, el mismo volumen de lectores que aquel manual para ligar de Leti Sabater, ¿se acuerdan?, en fins...
El asunto que nos ocupa hoy versa sobre esos detallinos que nos hacen únicos, manías variadas que hacen a nuestras santas progenitoras proferir aquello tan entrañable de "¡así no va a haber [insértese elemento que proceda] que te aguante, guapina!", habilidades fuera de lo común, ... rarezas, vaya.
Sin más dilatación (la Nochevieja ha perdido su sentido desde que te fuiste, Millán), procedo a contar media docena de signos evidentes de neurosis galopante (borren esa sonrisilla: ustedes también están en ese carro...):
1. No puedo tener un plato vacío delante de los morros sin darle la vuelta para saber de qué fábrica de loza es.
2. No soporto a los tunos. Si veo uno de frente cambio de acera; si son muchos y van armados con bandurrias experimento una leve crisis de ansiedad: palpitaciones, sudoración...Uff.
3. Ante una montaña de cacharros por fregar no puedo empezar la faena hasta que no tengo todo distribuido por categorías: platos llanos en una pila, platos hondos en otra, cubiertos juntos en un rincón, y todo así.
4. En los lugares públicos y concurridos necesito estar de frente a la puerta y controlar todo lo que entra o sale del antro. Quedan incluidos los restaurantes. Dicho así con suficiencia chulesca, nadie se mueve en este garito sin que yo me entere.
5. Aprendí a leer con tres años y a los 4 leía de corrido los titulares del periódico al revés. Además, de muy niña hacía ésto antes de dormirme, y, no contenta con la fechoría, tuve hasta casi los 6 años dos chupetes, uno para el uso que todos conocemos, y otro exclusivamente para oler (¡es que la goma olía taaaaan bien...!). Sí, fui una niña extraordinaria, ¿o se creían que una mujer como yo surge de la nada?
6. Me declaro la única fémina en toda la Cristiandad que se sienta sobre la taza y no sobre la tapa -en el baño de mi casa, of course; en los públicos casi que entro con guantes a lo Jacko, vamos-, así que yo a un maromo podré amargarle la existencia por múltiples razones, pero por el famoso asunto de la tapita jamás. Tomen nota, desaboríos.
Dice doña Galvan O'Plástica que hay que poner en un compromiso a 6 tunantes, pero claro, eso lo puede decir ella que tiene casi club de fans, la jodía. A mí me toca más bien un llamamiento público y general, así que, hala, desmelénense un poquito: que se lo pide una Reina, caray...

12 comentarios:

zjjllb dijo...

hello Please try the following updated web browser,Very handy,Immediately free download!

La reina de la miel dijo...

¡Coññññio con el spam...! (y yo esperando como agua de mayo esa respuesta masiva de mi público, snifff...)

La Pichi dijo...

Esto no es spam.

Que sepa usted que va a ser cierto que es la única fémina de la cristiandad que se sienta sobre el frío mármol...brrr!!

Voy a enlazate el blog, neña...;-)

La reina de la miel dijo...

¡Oyoyoyoyoyyyy, una de las hacedoras de esa biblia de la actualidad petardo-cosmética que es Fug & Busted en mi humilde blog! Yo te enlazo también tan pronto sepa en qué sitio estás, ne, que con tanto baile de páginas me perdí toa...Además, ¿usté no tenía que confesarse también?

Sad dijo...

vale el uno,dos,tres y cuatro son manías aceptables, en el cinco no podía esperar menos de vos, pero el sexto NO, NO y NO, por favor señorita, aunque sea sólo por tradición o por instinto femenino no puede privar a ningún tipo de la eterna discusión de la tapa del escusado.
Que seria de mi,sin llegar a las tantas de la madrugada, con esa copita de más que nunca debí tomar, e intentar atinar en el interior del inodoro, realizando unas impresionates parábolas miccionantes invertidas, con todo ese esfuerzo para que al llegar a la cama, surja el temido interrogatorio conyugal:
-¿te parecen horas de llegar?
-¿has bebido?
-¿has bajado la tapa del water?

-buenas noches cariño -responde un servidor-

Cayetana Altovoltaje dijo...

¡¡No he podido comentarte antes porque acabo de llegar de la capitalll!!
Me han hecho mucha gracia el 1 y 3... hm querida Reina es usté carne de cañón de transtornos obsesivo-compulsivos. Coincido del todo en el punto número 2. POr otra parte, la combinación de sus peculiaridades número 3 y 4 podría apuntar a un afán controlador.
Leer los titulares del revés a tan tierna edad es cosa de satanismo, fijo.
Por último, con respecto al número 6, va a ser que sí, que eres la única en el mundo entero.
Me hace usté sentir vulgar psicoanalista del montón.

La reina de la miel dijo...

Sad, querido, agradezco tu sabio consejo maridil, pero sigo sin verle el delito a dejar la tapa subida...¡dios mio, me voy a quedar soltera!!
Altovoltáica, después de soltar las 6 perlas me quedé con las ganas de confesar por lo menos otras tres (incluiría por tanto como rareza esta tendencia al exhibicionismo), así que para cuándo una addenda, jeje?

La Reina Morcilla dijo...

Me sumo a la idea de ir soltando más improperios raros sobre nosotras mismas y que vivan las egolatrías galopantes!!!

Yo también te enlazo, ea.

Y que digo yooooooooo, lo de la tazaaaaaaa... pozi, vas a ser la única, aunque yo lo hago pq la loza ta frrriiiiallrrrrlll!!! :S:S:S

Hala, saludos de reina a reina y tira por que nos toca y tal!

La reina de la miel dijo...

Morci, empieza tú con las manías extras, que a mí me da la risa. Y quedas enlazada con todo el amolll en un día bloguero histórico: la Pichi y vos toas arrejuntás.

mOrfO dijo...

Está fría, pero el tacto es más cálido, en el sentido noble del término. El plástico nunca me ha gustado, la pose es forzada. Yo tengo las patas largas y delgadas, a lo pepito grillo, y me gusta el tacto con la porcelana, oiga...

Apunta otro a la porcelanamanía.

La Agrado dijo...

Estoy con La Pitxi. Que eso esta helado niña! cualquier día te nos coges una pulmonía

Lo de los platos a mi me pasa con los vasos y tengo que hacerlo a la vez que bebo para que no se caiga el líquido, si esta vació no lo miro.

La reina de la miel dijo...

Agrado, hija, bienvenida ante todo. Sobre lo otro, estoy ya tan acostumbrada que ni me estremezco ni na al contacto con la porcelanosa, ¿seré una insensible yo? Lo tuyo de los vasos no lo entendí, ains, me lo explique.
Morfillo, es un crimen que alguien con esos gustos musicales y ese carismático nick no nos deleite con sus pensamientos, a buen seguro descacharrantes. ¡Solázanos, Uri!