miércoles, 8 de agosto de 2007

¡...y agosto no se queda corto, cagüenla!


And now, for something completely different...
Pos como que no, oigan: de different nada. A pesar de haber transcurrido 4 meses desde mi última plañidez, yo sigo entrando aquí para quejarme . Díganme a mí que no es motivo suficiente de lloriqueo un año en el que se quema mi casa mientras estoy por ahí más arriba del Benelux sin coscarme de nada; un año en el que se me muere mi gato favorito, y de propina, mi segunda gata favorita; un año en el que sufro un ataque de nervios al enterarme de que los organizadores del concierto de Muse en Wembley deciden en la última semana que no, darling, de enviar las entradas a domicilio nothing, hay que venir aquí con lo puesto y con dos cojones; un año en el que empiezo a tener en consideración la propuesta desinteresada de mi querida Noe para abollizarme, vista la altura del año a la que estamos y yo, sentimentalmente, sin vender una escoba (ay, si una pudiera elegir no ser desesperadamente heterosexual...); un año, finalmente, en el que servidora sale un martes agostí cualquiera a tomarse unas birras de importación en agradable compañía y lo que parecía un adorable traspiés típicamente femenino (huy, que tonta, jeje, los tacones) resulta horas después un esguince de tobillo de padre y muy señor mío, vendaje compresivo, antiinflamatorios y reposo absoluto durante una semana o dos incluidos.
En agosto.
En vacaciones.
Con mi nivel previo de frustración.
Ahí es na.
Vamos, no se corten, díganme la pena que les doy, me pondré la placa de descarga y apretaré un poco más las mandíbulas, grrr...

9 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

A mí el esguince puñetero me tocó el año pasado, y por no curarlo bien lo arrastré durante meses, así que haz caso de los médicos aunque sea una putadita, y reposa todo lo que puedas... enrata a algún amigo caritativo que te ayude a arrastrarte a la playa, que total ahí también se puede reposar, aunque luego te quede la marca de la venda.
En plan curandera zulú, te diría que me han dicho que son maravillosas las cataplasmas de arcilla verde, pero no lo he comprobado empíricamente...
Luego también puedes emborracharte con una sangría bien fresquita en el sofá, opción digna y socorrida donde las haya.
Ánimo, cojita.

La reina de la miel dijo...

Snif, gracias por tus consejos, lo de la arcilla verde me interesa sobremanera de cara a cuando me quiten esta venda tan antilúbrica: una cataplasma, ¿va de algo caliente ahí puesto encima? Ruego explicación ulterior, prego.
En cuanto a lo de ponerme contentilla en casa, aún convivo con mis mayores y, oche, como que no es plan, nu sé...

Cayetana Altovoltaje dijo...

Mis padres hace tiempo que aceptaron mi alcoholismo. A la fuerza.
La cataplasma... me contaron que es un polvo que se mezcla con agua, luego te lo pones en la zona a tratar, se seca, absorbe todos los males chup chup, luego te lavas y yastá.
Evidentemente, hay algo de ficción en todo esto.

La Reina Morcilla dijo...

Aupa la opción del alcoholismo casero, si tus padres están mayor risión, que se sumen a la fiesta y acabáis todos bailando la conga de cintura para arriba, que también tiene su gracia!

A ti te ha debido mirar un tuerto y además varias veces por que aguanta pedrín la rachita que llevas!
En findere, chata, que ánimo. Y que tires de los amigotes y amigotas para que te saquen a hombros por la puerta grande y te lleven paquí y pallí, que coja no es sinónimo de nada soso.

Besicooooooooooooos y un vale para rascarte por debajo de la venda, que fijo que debe picar la hostia con los calores!

La reina de la miel dijo...

Morci, mejor no tentar al destino este año, no vaya a ser que me lleven en brazos paquí y pallá y en una de estas me estampen la cabeza en el marco de alguna puerta. Quietecica y a la sombra, hala.

Marisabidilla dijo...

¡Pobre! Pero no te desesperes que no hay mal que por bien no venga.

Hace un par de años pasé por el momento esguince y me tiré casi tres semanitas con la pata chula. Leí todo lo leíble, me di al pirateo musical y cinematográfico, y mi casa se convirtió en lugar de reunión para los amigotos. Al final no estuvo tan mal el esguince...

Y por favor, ahora que he descubierto el blog, no te hagas de rogar entre post y post, anda.

La reina de la miel dijo...

¡Brrrr, leo "casi tres semanitas" y me sube un escalofredo asín por el espinazoooo...! Intentaré no dejar esto tanto tiempo abandonado, pero es que, como decía Miguel Caiceo allá por los tiempos de las Mamachicho, no tengo ganas de ná, na más que de morirrrrmeee!!xD

Tommy_Baxter dijo...

Bien, ehm...

No se qué decir, llevo tres meses entrando en tu blog sin encontrar respuestas y ahora me siento como cuando me entronizaron en las rodillas de Gaspar con 6 años.

En fin, Debo darte la razón, Italia es sobrecogedora.
Pero necesitamos con urgencia tomar un par de copas with you.

No quería reconocerlo, pero tu oratoria es irresistible.

Es una orden

La reina de la miel dijo...

Caro Alberto, así será en cuanto el maleolo, o quizás el astrágalo, me lo permitan (estoy enferma: aprovecho cualquier circunstancia para recrearme en palabras nuevas, mmmm, palabrassss...)