lunes, 30 de noviembre de 2009

Saudade.

Lo que se ha perdido,
lo que se debería haber perdido,
lo que se ha conseguido y se ha satisfecho por error,
lo que amamos y perdimos y, después de perderlo, vimos,
amándolo por haberlo tenido, que no lo habíamos amado.

Fernando Pessoa
Según el budismo no hay culpa. Hay ignorancia porque no se sabe amar. Y la ignorancia, dicen, es atrevida e insolente. La vida me castigará como merezco, pero ya en otras manos, en otra piel.
Aunque no sirva ya de nada, perdón.
Perdón.

11 comentarios:

Biónica dijo...

"lo que amamos y perdimos y, después de perderlo, vimos,
amándolo por haberlo tenido, que no lo habíamos amado."

Esto es lo que de toda la vida se conoce como... "llegaste demasiado tarde". Tiene mucho significado en mi vida. Pero gracias a lo que sea, que todo ha cambiado.

La reina de la miel dijo...

Biónica, gracias por la interpretación de esas palabras en concreto, que ayer me volvieron loca y me intrigaron y me hirieron al mismo tiempo, sin entender bien por qué.

pcbcarp dijo...

Yo también me he fijado precisamente en esos versos. Será cosa de la edad. Hay cosas, personas, situaciones, sitios... que ahora que no los tenemos recordamos con cariño (o veneración), cosa que no ocurría cuando los frecuentábamos.

Biónica dijo...

Yo lo entiendo desde el lado opuesto... En mi caso, creo que es lo que sintió la persona cuando finalmente, después de demasiado tiempo estando ahí (esperando), me levanté y me fui. Que cuando lo perdió, se vio amando lo que había tenido, y no lo había amado mientras tanto...

Es triste, pero no se puede esperar eternamente. El desengaño siempre hace mella, hasta en las personas más entregadas como yo estuve.

Ahora es historia. Y es infinitamente mejor.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Si no hay culpa, no deberías pedir perdón, reina de la miel...
Que no sabemos amar es cierto. Pero que aprendemos, que poco a poco vamos aprendiendo también lo es.

Sirve pedir perdón si la otra persona también sabe hacerlo, si le llega a su corazón. Si tiene el corazón cerrado, si no sabe reconocer su parte, no sirve de nada. (Creo...). O, no sé, quizás pedir perdón sirva más a quien lo pide... aunque no sé si tú deberías pedirlo. Uffff, me estoy haciendo un lío.

Sea como sea, estoy a tu lado. Un beso enorme.

La reina de la miel dijo...

Pcbcarp, es cierto. Y mientras los teníamos no nos fijábamos tanto en lo que nos había hecho amarlos :-(

Biónica, lo que pasa es que yo siempre había oído que lo único que no tenía arreglo era la muerte. No sabía que algunas personas jamás se arrepienten ni perdonan, porque yo lo hago constantemente. Es duro aprenderlo a hostias.

Buenas noticias, yo tampoco sé. Es como si pidiera perdón a la vida, a mí misma...No sé, pero SIENTO que tengo que pedirlo. Y tengo que empezar a dejar hablar a mi corazón, aunque aún no lo entienda bien: ya he hecho y ME he hecho suficiente daño silenciándolo :-(

Biónica dijo...

Y realmente lo único que no tiene arreglo es la muerte.

Algo te enseñará todo esto cuando estás así.
Hoy por hoy me arrepiento de haber estado ciega tanto tiempo, y haberme costado tanto liberarme de algo que me producía sufrimiento (casi 2 años...); pero... quizás es que tenía que aprender algo. Ahora aún no sé qué era, pero tampoco importa. Sé que con el tiempo, y con esta persona lo sabré. Quizás había que pasar por toda la mierda para apreciar la belleza de un amanecer, por ejemplo.

En el presente es donde ocurre todo.

Todo saldrá bien.

Biónica dijo...

Este comentario es para recibir los comentarios de seguimiento ;).

Keep on smiling, Honeymoon :)

barbaria dijo...

No sé si será peor sentir la pérdida de una persona, la pérdida del tiempo invertido en esa persona o la parte de uno mismo que se entrega. Reina, Llegará la hora de parar, alejarse, elevarse de ello y seguir adelante. espero que ese día te llegue pronto y te sientar como Biónica infinitamente mejor.

La reina de la miel dijo...

Biónica, claro que espero aprender algo, incluso aprender mucho. Pero lo que me angustia es ver a qué altísimo precio se cobra la Vida sus enseñanzas.

Barbaria,todavía no puedo discernir qué es lo que me está doliendo más, todo se entremezcla.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Estoy de acuerdo contig, jamás deberíamos silenciar nuestro corazón. JAMÁS.
Un beso gordo.