martes, 29 de diciembre de 2009

La Vida, esa puta tan cara

"Si no exteriorizas lo que llevas en tu interior, eso te destruirá" (Evangelio gnóstico de Santo Tomás)

Y esta vez va por mí.


Algunos de los que me leeis habéis coincidido físicamente conmigo en alguna ocasión. Otros solo sabéis de mí lo que permito mostraros a través de líneas como estas, pero no me habéis visto nunca.

Unos y otros, de todas formas, no me conocéis en absoluto. Me habéis visto, escuchado, habéis cenado conmigo, seguramente os habréis reído conmigo, os han gustado algunas de mis palabras, quizás algunas de mis palabras engarzadas en frases, pero os falta, a todos, lo fundamental.

Miento. Os miento a todos porque me miento a mí misma. Os miento, me miento, he mentido siempre porque todo lo que expreso viene de mi cabeza, nada de mi corazón.
Como llevo dos meses pidiendo y pidiéndome perdón, puede que no esté de más pediros también perdón a vosotros. Por mentiros. Por no mostraros mi corazón. Por no dar lo mejor de mí.

Mi corazón me da miedo, es una fiera a la que he mantenido siempre con bozal y correa corta tras los barrotes de mi mente, ahí donde he podido silenciarlo, reprimirlo. Cuando mi corazón aúlla echo más cerrojos, aprieto más la correa, ajusto más el bozal.


Y así voy muriendo en vida un poquito cada vez.


Porque mi corazón grita, patalea, brama a veces con la sangre afluyéndole a borbotones, pero yo me he tapado los oídos, he cerrado los ojos, no he podido dejarme llevar. No me atreví a abrir la cancela porque no supe qué sería de mí si perdiera el control. No me permití probar a ver qué pasaría, no me he dado esa oportunidad.

No sé por qué me da miedo mi corazón. No sé por qué creo que hay que reprimirse para que todo esté bien. Pero es lo que aprendí y practiqué desde hace mucho tiempo, y a resultas de ello ahora mi vida es un caos y sospecho que lo que yo creía que era rectitud y corrección en realidad es una farsa lamentable. Ni siquiera me permito enfadarme cuando algo no me gusta: me lo trago y se lo echo de comer al animal que tengo ahí enjaulado.


Pero esa pobre fiera encerrada no es mi enemigo. Ni el tuyo, aunque yo te lo escondía siempre, temerosa, como antaño se guardaba en el sótano al hijo deficiente, al baldón de la familia... ¡Esa criatura atrapada soy Yo misma, y de alguna manera que desconozco me autoengañé para armar minuciosamente la trampa en la que luego entré voluntariamente!.


Tengo que liberar mi corazón. Sus aullidos son insoportables ya.

Y el animal que llevo dentro te ama a ti, decía Batiatto hace muchos años. Ahora sé lo que quería decir con eso.

9 comentarios:

Neo dijo...

Eso es; este escrito me gusta más, es más tuyo, más honesto; porque cuando dices que engañas, estás siendo honesto.
Ahora te veo valiente, ahora intentas ver dentro de ti y te enfrentas al caos. Bien hecho, compañera! =)
¿Te da miedo tu corazón? quizás es porque no lo has mirado bien de cerca, o porque, como dices, está muy reprimido.
Despejar la mente y pensar qué es el corazón y cómo actúa sobre tí, es algo digno de una heroína.
Olvida el pasado, tu condicionamiento, tu educación, tu forma de comportarte durante toda tu vida... y céntrate en ver la realidad de tu mente, ahora, en este instante.
No analices porqué has llegado a sentirte así, porque volverás al pasado. Intenta ver cómo funciona tu mente ahora, intenta VER esas trampas que contínuamente te haces a ti misma.
Es difícil, lo sé. Pero créeme, se puede conseguir.
1 besazo y mil ánimos!
=)

Grénmabar dijo...

Tu 'habla, mudito' siempre me intimida.

Todo lo que has dicho es tan... Bueh, no tengo tiempo para esto, llevo unos días muy Yusuf.

Ya hablaremos del tema.

Saludos y felices fiestas.

Biónica dijo...

Estructuras. Todo son estructuras mentales, trampas de la mente, engaños...

Lo bueno, es que en cualquier momento puedes empezar. Empezar simplemente a ser y a hacer.

Tan difícil y tan fácil a la vez.

Un abrazo, reina.

Sé y haz.

barbaria dijo...

Tú eres siempre tú en todos tus escritos, verdades o mentiras, eres tú. Y me encantas.

Por mi parte puedes mandar a paseo todos los "perdona" que te queden.
Yo no quiero perdonarte, no tengo poder para ello, nadie lo tiene y ninguna mano sobre tu cabeza aliviará tu carga.
Sé que lo sabes.
Sé que lo sientes: que sólo necesitas un perdón.
Llegará, todo llega si pones los medios aunque ahora no lo parezca.
Pronto harás las paces contigo misma. Y todo habrá pasado para bien.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Querida reina de la miel, me da igual si mientes, yo tampoco necesito que pidas perdón, porque lo que quizás desconoces es que, debajo de todas esas palabras que tú llamas mentiras, tu corazón brilla y, más a menudo de lo que tú imaginas, es posible escucharlo, reconocerlo, sentirlo. Y yo he visto y reconocido tu corazón. Por eso, me da igual si mientes, si has mentido o simplemente piensas que lo has hecho.
A veces me pregunto, ¿cuándo uno se cree sus propias mentiras, está realmente mintiendo?
¿Quién eres tú realmente?, ¿lo que piensan los demás que eres?, ¿lo que crees tú?, ¿lo que te imaginas o sueñas?
Yo pienso que estás en el camino hacia la luz. Y en ese camino, uno descubre muchas cosas y, a menudo, lo primero que hace es renegar o avergonzarse de lo que dijo, de lo que hizo, de lo que fue. Está bien que sueltes amarras, pero el pasado, sea el que sea, te ha traído hasta aquí y sólo por eso, es precioso. No te castigues por él. Es bueno que seas capaz de autoanalizarte y descubrir tus "equivocaciones" (si es que existe la equivocación), pero date un respiro, no te tortures. Quiérete, no tengas miedo y sé feliz. Todo lo demás vendrá solo.

Espero que, a pesar de todo, estés pasando unas buenas fiestas y te deseo de todo corazón un maravilloso 2010. Espero que te traiga infinidad de cositas buenas.
Un abrazo enorme.

Estirpe Lunar :-* dijo...

Original Blog.
Cargado de mentiras y verdades, de golpes en la cara, de sonrisas arrastrasdas por la fuerza.

Tal vez es mejor que no te conozca, el misterio es mejor amigo que lo conocido.

No te creo eso de que lo escribes sale solo de tu cabeza; éste es sólo un ordenador de los pensamientos que dicta el corazon.

Suerte y coninúa con tal éxito.

Sad dijo...

Pero cuidado porque el corazón nunca miente y si las mentiras las engendra la imaginación que vive en tu cabeza se pueden regenerar con facilidad, la honestidad de tu corazón puede ser dañada irreversiblemente.
Un beso.

Banshee dijo...

Los pelos como escarpias...

si eres capaz de sacar todo eso de dentro y plantarlo en tu blog para que lo leamos unos desconocidos que no pintamos nada (hablo por mí, haya calma...) no tienes ninguna razón para pedir perdón a nadie.

Tampoco la tendrías si, simplemente, consideraras que tus palabras y tu imagen eran una farsa (o que lo eran hasta este momento) pero, incluso si se te concediera esa razón, quedarías redimida por el mero hecho de haber sido capaz de exponer tus vísceras de forma tan emotiva...

Lo dicho, los pelos como escarpias.

Un besote.

quilla dijo...

he quedado completamente anonadada....tus palabras, sentimientos, frases, aungustias, las sentí tan mias, pero a la vez era conciente de que son mas tuyas... desde mi experiencia de ese mismo sentimiento...de esas mismas tristezas....te diria: le tememos al corazon, le tememos a lo que podemos sentir y lo aprisionamos xq hay algo, algo en nuestras vidas que nos ha hecho sentir y pensar que es mejor no arriesgarse...para evitar dolor...pero al final duele mas el saber que no hicimos nada...y ese punzon el nuestro corazon que nos reclama el "como pudo haber sido si hubiera tomado el riesgo" es insoportable! ... necesitas un cambio...necesito un cambio...tomar riesgos...y solo lo veo ahora q el sentimiento no es solo mio...sino tuyo tambien...gracias x decir eso que yo no me atrevo!