sábado, 16 de octubre de 2010

Dinosaurios mentales

Cuando desperté, el páramo en que se había convertido el lado izquierdo de la cama ya no estaba allí...


...es que lo tenía debajo y ya no era un páramo: ahora estaba lleno de mí.

Por fin, coño :-D

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto quiere decir, lo que creo que quiere decir?

Si es así, que dure mucho tiempo.

La reina de la miel dijo...

No tengo ni la más remota idea de lo que crees que quiere decir, Anónimo, pero gracias por tu contribución :-)

Anónimo dijo...

Mujer, si dices que el lado izquierdo de la cama no está desierto y que ahora está lleno de ti, yo creo que ambos estamos creyendo lo mismo sobre lo que estás diciendo.

Hasta un tonto lo entendería.

Capazorros dijo...

Yo creo, que lo que Anónimo cree que cree Su Majestad, es que cree que ella cree lo que él no cree cuando yo creo que , al contrario , lo creíble es lo que su Majestad ha creído que Anónimo creía es lo que ella cree y que yo no creo que él crea. Creo.

Banshee dijo...

Reina, pues sí, ya era hora, ¡joder! Pasito a pasito, con pequeños triunfos, ya verás como sí, yo confío en ti al 100% :)

Capazorros, no creo. :P

anonimA dijo...

Cuando dejamos de ver un paisaje exhuberante nuestra mente no lo convierte en un páramo, simplemente lo recuerda como una grata experiencia. Lo mismo deberíamos hacer cuando alguien se va de nuestro lado. ¡¡Pero que jodidamente complicado es conseguirlo!!

Anónimo dijo...

Te sigo leyendo, y me encanta seguir "tu viaje"

PD: algún día me registraré :)

Perceban

Mara Jade Garland dijo...

Increíble, pero de acuerdo con el Sr. Capazorros. Creo que lo que Anónimo cree no es lo que Majestad cree que Anónimo creía. Ni de coña.

Sobre la cama... ahora que ha vuelto a ocuparla por completo, no vaya a olvidarse usted del acuerdo que firmó cuando se le dotó de identidad sexual, en el que se comprometía a luchar con todas sus fuerzas por acaparar cada centímetro cuadrado de colchón, sábana, manta, edredón o lo que sea, en cuanto tuviera compañía. Es un acuerdo ancestral, no lo olvide jamás: nuestra reputación femenina depende de que continuemos con esta labor. La cama es nuestra ¡y será de nuestras nietas!

La reina de la miel dijo...

Anónimo, creo que...me mareo :P
Capazorros, una vez más, su capacidad de análisis no tiene parangón.
Banshee, sigo tu senda, o al menos lo intento :)
Anónima, yo he sufrido también al perder de vista paisajes y lugares, así que de personas ni hablamos. Me aferro en exceso, gran desventaja.
Perceban, espero ese registro con alegría :)
Doña Mara, me acaba de recordar usted a Maruja Torres cuando dijo que para ella la imagen de una mujer feliz era una tipa durmiendo a pierna suelta en diagonal en una cama grande. Cuánto sabe la Maruja y cuánto sabe usted, amada súbdita

barbaria dijo...

En fín, me alegra de que las cosas vayan tomando de nuevo su medida.

guille dijo...

Yo soy un gran ocupador de lados izquierdos.


¿Coló?

A partir de aceptar que la cama entera ya es tuya, ya se puede empezar a pensar de nuevo en compartirla.

La reina de la miel dijo...

Gracias, Barbaria, guapa. No creí que esto fuera taaaan lento y tan costoso, pero ahí vamos :-)

Guille, deje su CV, razones aquí (jajaja)

Inocencio dijo...

Lo primero que se me vino a la mente al leer esto, es que usted estaba muerta XD