jueves, 7 de octubre de 2010

Lo que fuimos, lo que seguimos siendo

La verdad de nuestra infancia está almacenada en nuestro cuerpo.
Alice Miller


"La pérdida del niño interior constituye una de las mayores tragedias del proceso de crecimiento, ya que con ella malgastamos gran parte de la magia y el misterio de la vida, el placer y la intimidad de la relación humana. Casi todos los impulsos destructivos que nos manifestamos los unos a los otros son una muestra de la falta de conexión con nuestra sensibilidad, nuestros temores y nuestra propia magia".

Hal Stone y Sidra Wikelman, psicólogos junguianos


(Añado un día después el texto completo de Alice Miller, creo que la potencia de sus palabras lo merece...)

La verdad de nuestra infancia se halla almacenada en nuestro cuerpo, y aunque consigamos reprimirla, nunca conseguiremos alterarla. Nuestro intelecto puede ser engañado, nuestros sentimientos manipulados, nuestras percepciones confundidas y nuestro cuerpo burlado con medicamentos. Pero algún día el cuerpo pasará su factura, porque es tan incorruptible como un niño que, todavía íntegro de espíritu, no acepta excusas ni acomodos, y no dejará de atormentarnos hasta que miremos cara a cara la verdad.

7 comentarios:

Mara Jade Garland dijo...

Afortunadamente algunos resistimos y, desde luego, pensamos seguir resistiendo. Somos pocos, es verdad, pero tenemos la ventaja de detectarnos entre nosotros automáticamente.

La reina de la miel dijo...

Bienaventurados vosotros, sea con nosotros vuestro espíritu :-)

Biónica dijo...

Es que en lo de Jung me pierdo un poco. Pero bueno, está bien reinterpretarse a través de las necesidades que se han tenido a lo largo de la vida. You know... necesitamos alguien con el que sentir que es posible que nos amen, otro con el que podamos sentir que tenemos valor personal... lo malo es la insania, no? Pero de eso también se aprende. Y más, me parece.

pcbcarp dijo...

Yo sigo siendo el mismo que cuando tenía seis años, palabra, pero sí que es verdad que el cuerpo pasa factura. Esta mañana, sin ir más lejos, he intentado tirar un Yoko Geri y ahora me resiento del tirón en los ligamentos.

Creo que voy a tener que limitarme a conservarme niño sólo con la parte de la mente.

Mara Jade Garland dijo...

Bueno... yo es que me sigo chupando el dedo gordo del pie ¡y sin arrancarme ninguna costilla, oiga!

La reina de la miel dijo...

Bionica, es que Jung es muy denso, sólo sé superficialidades de su obra...No sé por qué es, pero en estos últimos meses, mire donde mire aparece.

Pcbcarp, así que el yoko geri es eso...Pues ya me gustaría a mí propinar unos cuantos de esos, ay...

Capazorros dijo...

Yo, esta mañana, he ido a cambiar cromos al rastro, cual tierno y puber infante. Palabrita del niño Jesus. ¡Este reuma me'sta matando!