lunes, 11 de octubre de 2010

No me apetece...

...poner nada de mi cosecha, sobre todo porque mi estado natural durante lo que llevamos de año es la siembra. Florecerá un campo de flores o un mísero cardo, pero será mío, será el fruto de mi trabajo personal, estará regado con mis lágrimas, abonado con mi estiércol emocional...Todo -TODO- habrá servido para algo. Y tan sólo por esto estoy enormemente agradecida a la Vida y sus magníficos y muchas veces ciegos actores.

No creí que fuera a decir esto, pero sí: gracias :-)

"Hace más de 25 años que soy terapeuta, he tratado a miles de personas y, si puedo hacer una generalización sin temor a contradecirme, ésta radica en que la palabra CAMBIO es la que más miedo despierta. A nadie le gusta, aterroriza a casi todos y la mayoría de las personas -yo incluida- somos capaces de volvernos rebuscadamente creativas con tal de evitarlo. Cabe la posibilidad de que nuestros actos nos hagan desgraciados, pero la idea de reaccionar de otra manera resulta aún peor.

Tanto personal como profesionalmente sólo sé con absoluta certeza lo siguiente: nada modificará nuestras vidas a no ser que cambiemos nuestro comportamiento. No basta con la evaluación. Entender por qué realizamos actos contraproducentes no impide que los repitamos. Machacar al otro y suplicarle que cambie no da resultado: tenemos que actuar. Hemos de dar el primer paso por un nuevo camino"

La inconmensurable, sobresaliente y cojonuda psicóloga norteamericana Susan Forward


5 comentarios:

Capazorros dijo...

Pues parece que tú ya has dado ese primer paso. Ahora, a por el siguiente. Este dalo con tacones de aguja.
Sé feliz.

Una que yo me sé dijo...

Siembra, siembra, que siempre se acaba recogiendo algo bueno.
Sobre las palabras de la Forward no digo nada, pq tiene toda la razón, pero yo no me veo capaz. Además, a partir de cierta edad yo diría que ya es imposible variar más allá de unos milímetros para acá o para allá.Igual el quid está en asumir, no sé.

En cualquier caso, suerte ahí :)

Banshee dijo...

Siembra, abona, riega... pero si quieres recoger, sobre todo no te pares, sigue moviéndote, ya descubrirás a dónde vas si es que no lo sabes aún, y si lo sabes, pues a por ello, la cosecha dará sus frutos.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Es curioso como nos da tantísimo miedo el cambio y no nos damos cuenta de que todo está cambiando a cada momento. Dicen los budistas que lo único que no cambia es el cambio constante.
No conocía a esta psicóloga que citas pero buscaré información, suena genial lo que dice.
Un beso, honey queen. Me alegra verte serena y agradecida...

La reina de la miel dijo...

Gracias a los cuatro por el apoyo :-)