lunes, 30 de agosto de 2010

Sin dolor no hay camino


O cómo un fin de semana de jolgorio, rock y muchas cervezas con limón tiene también su grandísima enseñanza oculta. Las cosas se comprenden cuando deben, no antes, no después, por mucho que nos empeñemos.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Oops, I did it again...


Por segunda vez en un año me he vuelto a quedar total y absolutamente colgada de un tío.
Jo.

(Muchísimas gracias a ese pedazo de instructor que es Gabo y a Willy, el fotógrafo)


Esta vez era catalán. Majísimo, oigan. Como me conozco, y sé que soy débil, presiento que me volverá a pasar. Puede que la próxima vez me cuelgue de un levantino o hasta de un gallego...o puede que me decida de una vez a volar sola. Sí, eso sería genial, definitivamente. Qué gran metáfora de la vida es el paracaidismo, ¿no creen...?

jueves, 12 de agosto de 2010

Un mundo de elefantes en cacharrerías

No sé si es que existen eso que Jung llamaba sincronicidades, y resulta que ciertas cosas o ideas solo aparecen ante uno cuando se está en la longitud de onda adecuada para captarlas -como el escayolado que solo ve piernas rotas por la calle, qué raro, si antes no veía a nadie con muletas...- , pero el caso es que el mensaje que tiene publicado desde ayer una gran amiga en una conocida red social dice lo siguiente:

La cobardía es muy peligrosa para un@ mism@ y para l@s demás. Una cosa es ponerse cada un@ en su sitio y otra, que no tiene nada que ver, es aprovecharse de las circunstancias para no enfrentarse a las consecuencias de unos actos, sin considerar lo que pueda ocurrirles a otras personas.
Hay que tener más huevos pa vivir. Y si no se tienen, por favor: no interactúen. Reclúyanse.

Enormes la últimas líneas, aunque encierren una paradoja básica: para recluirse, para no andar por la Vida dañando indiscriminadamente a terceros, precisamente para eso hace falta una valentía extraordinaria.

Inmensa Noe, gracias por seguir ayudándome en el camino.

sábado, 7 de agosto de 2010

Re-membranza

Matthew Bellamy apenas tendría 20 años cuando compuso esta canción. Showbiz, el negocio del espectáculo. Tan joven y ya sabiendo que esto es un gigantesco espectáculo donde todos somos actores y nos metemos a fondo cada uno en nuestro papel. Tanto, que no vemos que tan solo son eso, personajes, máscaras. Personalidades aprendidas y bien entrenadas. Yo soy así, cada uno es como es, nadie cambia... Hemos olvidado a fuerza de ensayos repetidos que, además de actores en este gran teatro del Mundo, somos otra cosa. Somos, a secas.


Con ustedes, y porque me da la gana otra vez, Muse.



Controlando mis sentimientos durante demasiado tiempo

Forzando nuestra alma más oscura a revelarse

Empujándonos a la autodestruccción.

Como decía la voz en off del protagonista de American Beauty al final, maravilloso monólogo, "no tienen ni la menor idea de lo que les hablo, estoy seguro, pero no se preocupen, algún día la tendrán..."

miércoles, 4 de agosto de 2010

Ellos, siempre ellos

Me apasionan, me emocionan. Desde que llegaron a mí, siempre han sabido decirme cosas con sentido. Ellos.


MIRA A LAS ESTRELLAS
DEJA QUE LA ESPERANZA ARDA EN TUS OJOS
Y AMAREMOS Y ODIAREMOS Y MORIREMOS
TODO EN VANO, TODO EN VANO
(Muse, Stockholm syndrome, 2003)