jueves, 24 de febrero de 2011

Disyuntiva

Tu juicio te tiene secuestrada y tú has desarrollado todo un síndrome de Estocolmo.

Quizás sea el diagnóstico más certero que me hayan hecho nunca.

Ahora mi duda es si la liberación pasa por pagar el rescate o entrar a sangre y fuego en el cubil de los secuestradores.


8 comentarios:

Una que yo me sé dijo...

Yo creo que lo mejor es esperar el momento oportuno para salir de ahí sin demasiado drama. Pero como huir es de cobardes, a mi no me hagas mucho caso.

Gaearon dijo...

Pero si el diagnótico es certero, ergo se tiene síndrome de estocolmo... ¿para qué buscar liberación?

Besinesss

Antonio dijo...

Estoy de acuerdo con Gaeron. Por definición tener en sindrome de estocolmo es no querer salir de ese apego.

Claro que es solo mi opinion

Saludos

Antonio
http://sonriendoalmundo.blogspot.com/

La reina de la miel dijo...

Antonio, me encanta tu blog: dices verdades muy sencillas y muy necesarias.
Gaearon y tú incidís en la definición. La definición no me importa; leer entre líneas me importa más.

PazzaP dijo...

Pagar el rescate, claro. Con todos los billetes de perdón que tengas en tu haber y los que puedas reúnir entre las donaciones de tus amigos, que se regocijarán sin duda contigo por tu libertad.

A sangre y fuego... ¿para qué? ¿Quién más tiene que morir para que te merezcas quererte si eso, salvo tú, no lo duda nadie que sepa de veras quién eres tú?

El perdón es el único antídoto eficaz. El único. Es un comienzo necesario. La diferencia entre hacer una ruta escarpada de la montaña asturiana por el camino trazado o través del bosque virgen.

Quizá abriendo nuevas vías de sufrimiento para que los que sufren tras de ti, sufran menos, al haberte clavado tú todos las espinas de nuestra querida vegetación humana.

Cuando uno se quiere como se merece, como sin ninguna duda se merece; porque lo ha comprendido, no a la fuerza, todo ese miedo que le da perdonarse se va rasgando como los primeros rayos de sol rasgan la oscuridad de la noche.

Hola Reina Meliflua. La primavera se acerca...

La reina de la miel dijo...

Lo del perdón lo he visto de manera deslumbrante en este mes pasado, sobre todo en un día concreto de la primera semana, y fue como mirar directamente al sol. Sin embargo,con respecto a mi secuestrador siento ciertas ganas de vengarme de él, de lo que me ha hecho... o de lo que he permitido que me hiciera.

PazzaP dijo...

Haz lo que sientas, mas no te olvides de que si te cebas con él te debilitarás, en tanto sólo es fruto de la ignorancia de lo que en verdad eres.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Si quien te secuestró es tu juicio, el único que te puede liberar es tu corazón.

Besos, Honey Queen.