lunes, 14 de marzo de 2011

Simplicidad III

No se trata de que te necesiten. Lo realmente guapo, guapo es que te prefieran.


Lo primero conlleva manipulación, y eso es lo natural cuando hemos sido adiestrados a conciencia en ella y para ella.


Lo segundo significa comprender que hay cosas que no están en nuestra mano y que no queda otro remedio que dejar fluir. Y confieso que me angustia admitirlo.

3 comentarios:

Banshee dijo...

Aciertas en todo, sigue así. La clave, como tú misma has concluido, es que algo se cimente en sentimientos positivos (preferencia) y no negativos (necesidad, miedo, dependencia, etc.) Claro que escuece admitirlo, pero se pasa y ayuda a no repetir errores. Lo dicho, sigues por el camino correcto.

PazzaP dijo...

Necesidades, preferencias...
Discursos todos del ego son y n'amás.

Lo realmente guapo, guapo, es lo naturalmente guapo sin verbalidad que lo alimente.

Lo positivo: un flotador en el oceáno de lo negativo, que tan sólo cobra sentido cuando te estás ahogando.

La clave es aprender a respirar, con pulmones, con branquias o con lo que sea preciso para absorber la cualidad del oxígeno.

Pero sí, razón no le falta a la frase ni tampoco a la conclusión. Lástima que no sólo de razón vive el hombre. Ni la mujer, conste.

La reina de la miel dijo...

Pazza, quilla, hoy me resultas eso que yo llamo densa. Pero me sigues pareciendo cojonuda :-)Algo de razón llevará la frase, porque no es más que una paráfrasis (y perífrasis) de Doria.
Banshee, a ti no te digo ná y te lo digo tó.