miércoles, 27 de abril de 2011

Ahivalahostiaputa

De repente una se encuentra un miércoles por la tarde esperando a que el fisioterapeuta le imponga las manos en el nudo marinero que tiene por columna cervical, y mientras espera en la sala pasa la página del libro que ha empezado a leer esa misma mañana, y mientras lee se le encogen las costillas y le sale un lagrimón así como si fuera pus de un grano adolescente, a plomo, y, mientras la señora de al lado hojea las páginas del Hola y la mira de soslayo, una siente una vez más en las últimas semanas que su dolor no es una rareza, que se han escrito libros sobre ello incluso, y mientras llora desconsolada en un momento y lugar insólitos, se siente en paz. Se siente en paz, hostias.



"[...] Una forma que los niños-adultos tienen de evitar su sufrimiento legítimo es viviendo en sus mentes. Esto implica obsesionarse, analizar, discutir, leer y malgastar un montón de energía intentando comprender las cosas. [...]



Los niños-adultos sienten una necesidad enorme de comprender las cosas porque sus padres eran a su vez niños -adultos y, por lo tanto, impredecibles. A veces, hacían su labor de padres como adultos, pero otras lo hacían como niños heridos y egoístas. El resultado era la confusión y el imprevisto. Alguien dijo una vez que crecer en una familia disfuncional era como entrar en el cine a mitad de película y nunca entender el argumento. Esta imprevisión ha provocado tu continua necesidad de entender las cosas y, a no ser que cures tu pasado, seguirás intentando comprenderlas.



Vivir con la mente es también una defensa del ego. Si nos obsesionamos por las cosas, no tenemos que sentir, y no sentir nada es obturar el inmenso depósito de sentimientos congelados que están amalgamados por la vergüenza tóxica que siente tu niño interior herido"



"Todas las familias basadas en la vergüenza usan el perfeccionismo, el control y la culpa como reglas manipuladoras. Nada de lo que digas, sientas o hagas está bien. No deberías sentir lo que sientes, tus ideas son una locura, tus deseos una estupidez. Encuentras todo el tiempo que eres imperfecto y defectuoso".

4 comentarios:

PazzaP dijo...

¡Qué bueno!

Ya me (nos) contarás. Y si he de ponerlo irremediablemente a la cola de todas las lecturas que tengo emprendidas ahora.

La reina de la miel dijo...

Lo jodido, Pazza guapa, es que asomar, me asomo al balcón de mis emociones, pero lo hago desde la ventana del ático de la razón: ejque no puedo parar de leer, oiga.

Gelu dijo...

Estas palabras que arriba escribes, no serán por mera casualidad del chileno?? D. Alejandro...
O eso creía....esa forma de escribir es muy parecida a la suya...con ese tufillo de silo que desprende cuando habla de su niñez, de su familia..de su PAPÁ.

Besos le mando, oiga. Y recuperese de ese nudo, marinera!!

La reina de la miel dijo...

Todo lo que leo y veo y encuentro y busco va por la misma senda y acaba por parecerse y confluir en el mismo sitio. Puede parecer don Alejandro, pero es John Bradshaw, un tipo que de momento me está cayendo pero que muy bien. Le envío un par de besos de camino al Oriente y sobre el nudo, no me queda tela que cortar ahí ni nada para deshacerlo...:-P