domingo, 8 de mayo de 2011

¡Han cantado bingo!

En su vida adulta...


1. ¿Considera que mantiene relaciones destructivas o de maltrato?

2.¿Cree que si se acerca (afectivamente) demasiado a alguien, terminarán por herirlo o abandonarlo?

3. ¿Espera lo peor de la gente? ¿De la vida en general?

4. ¿Se le hace muy difícil saber quién es, qué siente y qué es lo que quiere?

5. ¿Teme que si la gente supiera cómo es usted realmente no lo querrían?

6. Cuando tiene éxito, ¿se siente angustiado y temeroso de que alguien descubra que usted no es más que un fraude?

7. ¿Se enoja o se entristece sin razón aparente?

8. ¿Es perfeccionista?

9. ¿Le cuesta relajarse o divertirse?

10. A pesar de sus mejores intenciones, ¿se descubre conduciéndose exactamente como sus padres?



Susan Forward y Craig Buck

Padres tóxicos. La incomprensión familiar: un problema con solución

Grijalbo, 1991 (descatalogado)



Dicen los autores que si se ha contestado más de un tercio de "sí" a este cuestionario es que hay tela que cortar. Con la de tiempo que hacía que no sacaba yo un notable en nada, manda huevos...

9 comentarios:

pcbcarp dijo...

Joé, pues yo sólo he contestado "Sí" a la tercera, pero eso es experiencia pura. ¡Animo, Majestad!, ¿Ve Vuestra Majestad como el amanecer de una nueva era despunta tras la tiniebla de Mordor?

Guru dijo...

¿Y por qué descatalogan un libro así? Suena a, lamentablemente, música celestial.

La reina de la miel dijo...

Usted es que tiene mucha mili, Pcbcarp. No, si saber, ya sé que todos los días salen autobuses desde Mordor hasta La Comarca. Y cada hora, oiga.
Guru, estamos totalmente de acuerdo. He entrado en tu blog y se me han puesto orejas de perro de Pavlov, slurp!

Guru dijo...

Pues quiero el libro. O uno parecido. O alguna referencia documental con la que eliminar la toxicidad que aún me queda en el cuerpo. Gracias por las babas paulovianas, je.

La reina de la miel dijo...

Pues ese libro en particular está difícil. Yo lo encontré por un puro milagro, y sólo lo tengo en préstamo. Pero si te va el hardcore de las infancias estropeadas por familias impresentables traducidas en vidas adultas caóticas y patéticas, te recomiendo a Alice Miller (El cuerpo nunca miente, o El drama del niño dotado), o también John Bradshaw (Volver a casa: recuperación y reivindicación del niño interno). Y que te sea leve, maja.

La reina de la miel dijo...

Doy fe de que había 5 comentarios y por obra y gracia de blogger han desaaparecido 3. Una solución quiero.

La reina de la miel dijo...

Bien, ya que veo que ni el bipartidismo ni Blogger van a arreglar nuestros problemas ciudadanos, tiro por la calle del medio y restauro yo misma lo que había mediante el corta y pega de toda la vida: Blogger nos falla, pero bendito sea Gmail. Empiezo por la respuesta que les di a Pcbcarp y Guru el 11 de mayo de 2011 a las 21:11

"Usted es que tiene mucha mili, Pcbcarp. No, si saber, ya sé que todos los días salen autobuses desde Mordor hasta La Comarca. Y cada hora, oiga.

Guru, estamos totalmente de acuerdo. He entrado en tu blog y se me han puesto orejas de perro de Pavlov, slurp!"

La reina de la miel dijo...

Guru dijo el 12 de mayo a las 16:52

"Pues quiero el libro. O uno parecido. O alguna referencia documental con la que eliminar la toxicidad que aún me queda en el cuerpo. Gracias por las babas paulovianas, je."

La reina de la miel dijo...

...y esta servidora le respondió a Guru el 12 de mayo de 2011 a las 21:13...

"Pues ese libro en particular está difícil. Yo lo encontré por un puro milagro, y sólo lo tengo en préstamo. Pero si te va el hardcore de las infancias estropeadas por familias impresentables traducidas en vidas adultas caóticas y patéticas, te recomiendo a Alice Miller (El cuerpo nunca miente, o El drama del niño dotado), o también John Bradshaw (Volver a casa: recuperación y reivindicación del niño interno). Y que te sea leve, maja."