sábado, 21 de mayo de 2011

Indignados, mucho, pero sobre todo, firmes

De aquí sólo se puede salir con dignidad. Habiendo echado un pulso al sistema y habiéndolo ganado, porque hay una oportunidad. Hay mucha gente que está hasta los huevos, y va allí a demostrarlo. Esa gente no es –somos- ni de derechas, ni de izquierdas, ni anarquista, ni perriflauta; es decir, sí: somos todo eso, cada uno lo suyo: es gente. Y de lo que ahora se trata es de meter mano a problemas que tenemos todos en común.

Ahora, hay que hablar de lo que nos une, no de lo que nos separa, ni perdernos en disquisiciones ideológicas. Y lo que nos une es, ni más ni menos, el hecho de que una banda de ladrones y sus marionetas políticas nos están jodiendo pero bien.

Si mostramos todos juntos nuestra fuerza, con un mensaje en el que todos nos reconozcamos, y los obligamos a actuar como es debido, habremos vencido (por esta vez).

Pero, si nos dedicamos a divagar y a elaborar un programa político como si hubiera habido una revolución, la hubiéramos ganado nosotros y tuviésemos que decidir qué hacemos con el poder, no sólo habremos perdido, sino que habremos hecho el ridículo. Ante los políticos y los banqueros y ante todos los cabreados del mundo rico que nos miran.

A estas alturas, ponerse a escribir cartas a los Reyes Magos en lugar de imponer soluciones concretas al problema concreto que nos ha traído aquí, no es idealismo, no es ingenuidad juvenil: es traición.


El siempre acertado y más listo que el hambre Pcbcarp, en su blog hoy

jueves, 19 de mayo de 2011

Inmensamente simple: aquí dentro, ahí delante

Entre el estímulo y la respuesta existe un espacio.
En ese espacio yace nuestra libertad y nuestro poder para elegir la respuesta.
En nuestra respuesta yace nuestro crecimiento y nuestra libertad.



Víctor Frankl, El hombre en busca de sentido




Los que nos hemos pasado la vida reaccionando desde el dolor aprendido en vez de respondiendo desde la realidad presente sabemos bien lo que esto significa, ¿...no es verdad?

domingo, 15 de mayo de 2011

Gran noticia: todo es Uno, no estamos solos y todo remite a todo

El Mundo es la hostia. De un tiempo a esta parte me maravillo con mucha frecuencia, casi casi como cuando tenía 3 años y Era (sí, no era nada: quiero decir eso, que Era). El Mundo es un conglomerado enloquecido de señales e hilos que llevan de todos los puntos a todos los puntos, no para de hablar, de mostrar sus tripas, de darnos indicios, de indicarnos así con el dedo ¡mira, mira, por aquí, por aquí! a ver si nos enteramos de una puta vez, aunque por lo general caminamos zombis por esos hilos -o mejor dicho, entre esos hilos- en un trance agilipollado que llamamos Realidad.

A lo mejor es porque estoy menstrual hoy, o porque está a punto de ser luna llena en 48 horas o porque se acerca mi cumpleaños o porque yo qué se, joder, pero necesito vomitaros encima a todos ahora mismo que me pesa el Mundo, dios, me pesa muchísimo, se me echa encima y pesa tanto que se me están saltando las lágrimas y esto es maravilloso, llorar a lágrima viva ahora mismo que casi no veo ni la pantalla, es precioso dejarse ir así. Me pesa el Mundo porque no para de decirme cosas, me llegan por varias vías y no doy abasto. El Mundo me habla en forma de pareja de octogenarios en un banco del paseo marítimo, a los que ya no volveré a ver en esta dimensión nunca más, diciéndome lo que necesito oír a modo de lección de vida. También el Mundo adopta forma de libro descatalogado que salta a mis manos desde la tercera balda de la segunda estantería de la izquierda de un salón de un primer piso de una calle cualquiera de una ciudad a 500 kilómetros de mi casa a la que no había ido a buscar ese libro. Me asalta dentro del cuerpecillo de una adolescente que me para por la calle preguntándome si quiero un abrazo, y casi le rompo las costillas ipso facto de tanto que la aprieto.

Lo último que me ha dicho el Mundo es esto. Y, joder, cómo me suena.


domingo, 8 de mayo de 2011

¡Han cantado bingo!

En su vida adulta...


1. ¿Considera que mantiene relaciones destructivas o de maltrato?

2.¿Cree que si se acerca (afectivamente) demasiado a alguien, terminarán por herirlo o abandonarlo?

3. ¿Espera lo peor de la gente? ¿De la vida en general?

4. ¿Se le hace muy difícil saber quién es, qué siente y qué es lo que quiere?

5. ¿Teme que si la gente supiera cómo es usted realmente no lo querrían?

6. Cuando tiene éxito, ¿se siente angustiado y temeroso de que alguien descubra que usted no es más que un fraude?

7. ¿Se enoja o se entristece sin razón aparente?

8. ¿Es perfeccionista?

9. ¿Le cuesta relajarse o divertirse?

10. A pesar de sus mejores intenciones, ¿se descubre conduciéndose exactamente como sus padres?



Susan Forward y Craig Buck

Padres tóxicos. La incomprensión familiar: un problema con solución

Grijalbo, 1991 (descatalogado)



Dicen los autores que si se ha contestado más de un tercio de "sí" a este cuestionario es que hay tela que cortar. Con la de tiempo que hacía que no sacaba yo un notable en nada, manda huevos...

jueves, 5 de mayo de 2011

No te hagas daño

"A un hombre le han contado que existe un árbol con la milagrosa facultad de hacer realidad todos los deseos del que se guarece bajo su sombra. Este hombre, después de años de encarnizada búsqueda, encuentra ese árbol. Se sienta bajo él y piensa en una suculenta cena. De inmediato aparecen múltiples y maravillosos manjares. Cuando se cansa de comer imagina bellas mujeres. Aparecen entonces bellas muchachas que le permiten satisfacer sus deseos. Ahíto de los placeres carnales, pide riquezas. Aparecen cofres llenos de joyas y monedas de oro. El hombre comienza a temblar de miedo, temiendo que vengan a robarle sus tesoros. Entonces aparece una banda de sanguinarios ladrones que le cortan la cabeza y se llevan todo cuanto había acumulado".


Llevamos el infierno y el paraíso dentro de nosotros. El árbol (el Mundo) nos dará aquello que proyectemos en él.


Cabaret místico, A. Jodorowsky

lunes, 2 de mayo de 2011

Shhhh...


Las palabras son tan innecesarias,
tan sólo hacen daño.
Las promesas se dicen
para romperse.
Los sentimientos son intensos,
las palabras son triviales.