lunes, 31 de octubre de 2011

No la toquéis ya más...

El verde era oscuro, sobrio, con textura de terciopelo. Por detrás no: por detrás las hojas eran una mezcla entre magenta y burdeos, un contraste insólito con el verde en cuestión.

Ese mismo magenta cruzaba cada hoja en forma de venas simétricas y equidistantes, nervaduras intensas en las hojas maduras y apenas trazadas en las tiernas.

Un día la miré con fijeza y decidí que era una lástima que una planta tan bonita creciera de forma tan caótica en la maceta. Había raices aéreas, zonas de tierra vacías y densidad exagerada de tallos saliendo apelotonados en otras. Decidí asimismo intervenir, para mejorarla... por su bien.

Me afané un buen rato en desenraizarla con sumo cuidado, desapegándola del terrón con minuciosidad, empleando la fuerza si era necesario... Mi intención era recolocar todos los tallos a mi gusto, manteniendo un orden en la tierra, dejando un espacio razonable entre ellos, de tal forma que aquella planta tan vistosa diera lo mejor de sí misma, luciera armónica, fuera perfecta...

La Maranta Leuconera duró un día viva tras la operación. Para mi asombro y mi pena, fue muriendo lentamente a lo largo de esa tarde y en la mañana siguiente. Cada hoja razonablemente dispuesta a mi gusto fue razonablemente languideciendo y cerrándose sobre sí misma hasta secarse. Lejos de crecer con renovado ímpetu y mostrar así su gratitud a mi tan bienintencionada acción, aquella planta agonizaba frente a mí y muriéndose me mostraba con voz inaudible toda mi soberbia, todo mi afán de control, toda mi intolerancia a lo que no comprendo, todo mi narcisismo al creerme la responsable de la mejora y la superación ajenas. Todo mi Miedo.

Mientras se secaba, esa planta me enseñaba que lo que yo llamo caos puede ser el único universo posible para otro. Todo esto me mostraba, y es que hay muchos maestros trabajando silenciosamente para el Mundo, tan solo hay que mirarlos con ojos de aprendiz...




viernes, 28 de octubre de 2011

Clic

Algo me acaba de hacer "clic" en algún punto inconcreto, dentro.

Súbitamente, acabo de recordar una frase ya enormemente lejana que alguien me dijo una vez.

Lo que más me gusta de ti es que siempre dices lo que piensas.

Claro. Encaja a la perfección.

Porque lo que menos me gusta de mí misma es que nunca digo lo que siento.

lunes, 24 de octubre de 2011

Pucela, manifiéstate

Segundo llamamiento en menos de un mes. ¿Alguien de Valladolid city en la sala? Necesito haceros una consulta personalizada, ¿me enviáis un mensaje privado...?

jueves, 13 de octubre de 2011

Elemental



-¿Jardinería, tú? ¿Para qué?
-Para aprender a tratar a los capullos, ¿te parece poco?

Uf, va a ser un curso apasionante.

¡Respira!

Ya lo siento por los lectores que me preguntan cuándo pienso escribir algo de mi cosecha -alguno ha habido, gracias-, pero es que no paro de encontrarme tesoros ajenos que merecen ser conocidos. Además, como cantaban aquellos, si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir...




Desde los primeros instantes de nuestra vida retenemos el aliento cuando sentimos miedo o nos hacemos daño. Más tarde, lo retenemos también cuando tratamos de impedirnos el llorar o el gritar[...]Respirar superficialmente, irregularmente, se convierte en nuestro medio más eficaz para dominarnos, para no tener sensaciones. [...] Así, terminamos por "hacer el muerto", como si nuestra mayor preocupación consistiese en sobrevivir hasta que el peligro -vivir- haya pasado. Triste paradoja. Siniestra trampa de la que no tratamos de liberarnos porque no somos conscientes de hallarnos prisioneros.



Thérèse Bertherat, El cuerpo tiene sus razones








Posdata:sigue abierta la convocatoria de canciones alegres del post anterior, para quien quiera contribuir, ¡gracias!

martes, 11 de octubre de 2011

Vamos, alégrame el día

Hago un llamamiento público: necesito que me digáis canciones con mensaje positivo, canciones que luego no puedes dejar de silbar o tararear y que te hacen sentir que la vida tiene más cosas para disfrutar que para sufrir. Canciones, en definitiva, para cambiar el chip de pobrecito de mí. ¿Qué canción os alegra a vosotros el día?