domingo, 14 de octubre de 2012

Qué cojones

Cinco meses con la casa cerrada. Alquilé un pequeño apartamento, mono, coqueto, pero no me encontré en él, no entraba en él con ilusión, con sensación de confort. No me apetecía mucho amueblarlo y dedicarle tiempo.

Aquí lo que hace falta es airear y una buena limpieza general de tanta porquería acumulada por las esquinas.

Vuelvo a casa, qué cojones.

10 comentarios:

CMQ dijo...

SIIIIIIIIIIII!!!
Pues yo me alegro. Hala, abre las ventanas y si necesitas ayuda para limpiar el polvo, solo tienes que silbar.
Bienvenida a casa.

CMQ dijo...

SIIIIIIIIIIII!!!
Pues yo me alegro. Hala, abre las ventanas y si necesitas ayuda para limpiar el polvo, solo tienes que silbar.
Bienvenida a casa.

barbaria dijo...

Si ya lo dicen por ahí: se está mejor en casa que en ningún sitio...
Besos

La reina de la miel dijo...

Mis niñas...¡Os eché de menos!

Banshee dijo...

Sí, joder, síiiii!!!! ya era hora, oiga.

Ana María dijo...

Hola, Reina.

No te apures, que algunas hay por aquí que llevan siete meses con la casa cerrada y unas arañas de kilo y medio campando (bigotudas y cargadas de razones) a sus anchas por ella.

Me alegro de aterrizar por aquí. Un saludo reaparecido desde Galicia.

La reina de la miel dijo...

Banshee, también espero novedades tuyas, que te prodigas poco :-)
Ana María, encantada de que reaparezcas y aterrices en mi casa. Un abrazo de una prima hermana (dicen)

Gelu dijo...

Airear en ocasiones sienta bien. Yo lo hice, jodidas polillas que viven de la rutina...
Besín.
Gelu.

Ra dijo...

Pues re-bienvenida entonces. Ahora hazme feliz del todo y dime qué has abierto una cuenta en twitter.

Loes dijo...

Welcome home!!!